martes, 27 de enero de 2009

Pinoccio.


En la linea que empezó Bender, de personajes de animación colocados, llega un Pinoccio muy colocado. En la version original se pillaba el cebollon con un puro.
Intentaba probar un estilo en plan rapido, la verdad que se me pasa por la cabeza hacer una adaptación de Pinoccio en cómic en este estilo. Algo sucio y dejado, con bastante mala leche. Base de acrylicos y photoshop por encima. Espero que os guste. Pienso que en el cómic tendría más importáncia la narrativa y la composición, que no el hecho de que fueran ilustraciones muy terminadas. Doy paso a vuestras opiniones. Saludos!

lunes, 26 de enero de 2009

Skate en proceso. Parte2.


A falta de algunos retoques y sacarle una buena foto que pille mejor los colores, así va la cosa. Son acrylicos sobre una tabla de skate. Para acercarme a la gama de colores RGB que tan bonita se ve en pantalla, utilicé unos acrylicos de la marca vallejo que son fosforitos y me han venido de perlas. No se si hay tonos fosforitos de otras marcas, pero estos van de coña, la pena que son muy aguados, pero permiten sacar un poco más de luz de lo que es costumbre con los acrylicos. Recomendados por Orion. Es más, creo que Simon Bisley los usa. Por fin podemos fusionar el CMYK con el RGB! RCGMBYK!!! El futuro en nuestras manos. Se acavó el frotar!

Viaje a París.


Esta es la crónica de un esperado viaje a París. Algunas entradas más abajo, vereis que hay unas páginas de cómic, de titulo" Super H". Pues se trataba de ir a París, a la sede de CGT, una especie de comisiones obreras francesa, a acudir a una charla.. noseque.. comer, y ver como había quedado el cómic. Si os soy sinceros, nisiquiera sabía si el cómic estaría impreso ya. Continuo.
Llegué al aeropuerto de Charles de Gaulle, pillé el tren del aeropuerto hasta donde se pilla la RER, y me dirigí a encontrarme con el arxifamoso artista de casterman Javi Aznarez, que me acogería unos dias en su seno, compartiría vino e interminables charlas.
Me hizo un poco de guia por París, estubimos hablando de cómics, visitando tiendas y viendo en todas partes el cómic de los arxifamosos también, Raule & Roger. No es de extrañar que su cómic esté triunfando por allí. Uno siente envidia y es capaz incluso de llegar a odiarlos por el exito cosechado( y lo que queda).
Entre todo eso, fuimos al Louvre a ver cuadros grandes, y de más pequeños que solo se pueden ver de lejos, como la mona lisa. Estubimos flipando con pintores que ni sabiamos que existieron, haciendo fotos y cansandonos de andar.
Luego a ver más cómics. Más jazz maynards por todas partes, y todo eso y me como los jazz maynards ya los tengo, aproveché para comprar casi todos los cómics de un joven artista llamado Bastien Vivès. Este año saca la friolera de 5 albumes. Madre mía que mal me cae también.
Contemplamos como la gente patinaba sobre hielo delante del ayuntamiento y dimos de comer a los pigeons y a los cuervos. Probé la deliciosa repostería francesa, y seguimos hablando de cómics y esas cosas. Dormimos en camas separadas.
Al grano. Tocaba ir a la presentación del cómic, un recopilatorio con historias cortas de un servidor y otros dibujantes.
Al llegar me encontré con el único guionista de todas estas historias, el arxifamoso Albert Drandov, me enseñó el cómic, que miré muy atentamente para ver que los de imprenta habian hecho bien su trabajo, y justo después de esto, me dijo que pasariamos a una sala de conferéncias, donde aguardaban 150 personas, y se hablaría del cómic.
Soy tan despistado que no sabía que iba a por eso... ya me extrañaba a mí que me pagaran un viaje de avion... pero además.. una vez dentro, Albert me comenta que nos toca ir al frente, donde todas esas personas nos mirarian atentos.
Después de presentarnos a todos y aclarar que yo no hablo francés, para que no me preguntaran nada(grácias Albert). Se abre la sesión de firmas y dedicatorias.
Y lo vuelvo a admitir.. soy tan despistado, que no tenía ni idea de todo eso. Me puse a firmar cómics y hacer dibujitos(normalmente estos dibujos se llevan preparados)a todas las personas que se pusieron allí delante... yo no entendía nada, pero era feliz, por un instante entre dibujos y caricaturas, tube esa sensación de ser arxifamoso y fantaseé con que se pudiera volver a repetir algun día.
Luego comimos muy bien, con vino, los demás dibujantes y Albert. Y luego me marché a España con prisas. No sin antes sufrir el estrés pre"he de coger un avión", con un monton de esos comics bajo mí brazo.
Al llegar, un bocata de lomo con queso me esperaba en el aeropuerto... Pero eso ya es otra história.
Gracias también a la gente de Joso, el otro día entré en su arxifamoso blog y ví que habian dedicado un post a mí primera experiéncia profesional en esto del comic francés y tal. No me enrollo más y os dejo con las fotos!
PD: Había un cuervo tullido al que debamos más comida y el metro de París es MUY estrecho.